DISTANCIAMIENTO

Una consulta ahora te puede ahorrar muchos problemas en el futuro. Cita gratuita. Sin compromisos.

PRIMERA CITA GRATUITA

Regresar a “PROBLEMAS”

Nos hemos distanciado, ya no es como antes ¿Hemos dejado de querernos?

Vivimos en un mundo competitivo e hiperacelerado, sometidos a multitud de retos que “no podemos dejar de atender”. El trabajo, los estudios, los hijos, las aficiones… pueden hacer que nos quede poco tiempo para la convivencia de manera que es posible que sintamos que cada vez tenemos menos en común con nuestra pareja.

El distanciamiento puede producirse también por otros muchos factores: dificultades económicas, infidelidades no resueltas, discrepancias en la educación de los hijos, diferencias de personalidad o falta de comunicación…

Todo lo que hemos descrito puede hacer que, al cabo del tiempo, un día miréis a vuestro alrededor, y tengáis la sensación de “no reconocer” a la persona que está a vuestro lado. De pronto tenéis la sensación que estar viviendo con un extraño/a.

En este distanciamiento, nuestros objetivos se separan, nuestros caminos se apartan y así, cuando nos encontramos es mucho más sencillo que aparezcan las discusiones, aumentado aún más la separación.

Creemos que lo que nosotros decimos es lo cierto y verdadero y ya no dialogamos y, lo que es peor, no escuchamos a la otra parte. Lo que antes era común, ahora es diferente.

Cuando una pareja nota ese distanciamiento día a día, la relación se va enfriando y fragmentando.

Incluso las relaciones sexuales se van distanciando cada vez más, se va cayendo en el aburrimiento, la monotonía, el “más de lo mismo” y donde en otro tiempo hubo pasión y placer ahora puede quedar la pereza e incluso la obligación.

Esta separación de caminos está condenada a diferenciaros cada vez más, a no ser que, pongáis los medios para reencontraros.

Lamentablemente, no nos han enseñado a poner remedio cuando aparecen los primeros síntomas, momento en el que la solución sería muy rápida. Desgraciadamente nos damos cuenta de la gravedad de la situación cuando los problemas empiezan a ser más serios.

Si empiezas a ver a tu pareja como un extraño cuando le miras, es el momento de la acción. Consultad con un especialista y seguro que os ahorraréis mucho problemas y sufrimiento en el futuro.

0 / 5 (0 votos)

Deja un comentario

Ayúdanos a mejorar, déjanos un comentario.

*