CONVIVENCIA

Una consulta ahora te puede ahorrar muchos problemas en el futuro. Cita gratuita. Sin compromisos.

PRIMERA CITA GRATUITA

Regresar a “PROBLEMAS”

¡Ahora que vivimos juntos aparecen los problemas!


Cuando las parejas comienzan a vivir juntas, hacen realidad un sueño que prometía momentos llenos de felicidad.

Sin embargo, eso que en principio era una meta, un destino maravilloso que les haría felices, se convierte en el comienzo de una etapa que no siempre resulta tan fácil y maravillosa como deseaban.

Cuando las parejas empiezan a convivir, comparten también la toma de decisiones, las tareas, los problemas y las dificultades que acarrea el día a día de la vida en común.

Por otra parte, ese es también el momento en que se empieza, en unos casos a descubrir esas facetas de la otra persona que no se conocían y, en otros, a prestar más atención a detalles que antes apenas tenían importancia y que ahora aparecen como escoyos insalvables.

Temas como la educación de los hijos, priorización de gastos y organización económica, reparto de las labores domésticas, organización de tareas, realizar la compra, la limpieza del hogar, salir con los amigos de uno u otro miembro de la pareja, y un largo etc. hacen que las parejas empiecen a chocar, surja el conflicto y el combate, y las luchas de poder se convierten en dinámicas habituales del día a día.

Como en tantas otras cosas, no nos han enseñado a comunicarnos eficientemente ni a negociar para llegar a un resultado de ganar-ganar dentro de la relación, de manera que, tras la discrepancia, sea posible llegar a una solución satisfactoria para ambos, en la que los dos disfruten la satisfacción de superar juntos los retos que la convivencia inevitablemente plantea a cualquier pareja.

No nos han enseñado y eso hace que con demasiada frecuencia en lugar de llegar de la discrepancia a la solución se llegue de la discrepancia al conflicto.

5 / 5 (1 votos)

Deja un comentario

Ayúdanos a mejorar, déjanos un comentario.

*